Con la llegada del buen tiempo, la piscina es uno de los elementos que hay que tener a punto para poder refrescarnos. Por ello, el mantenimiento del agua de la piscina es fundamental para disfrutar de un baño placentero.

Desde Ambisist os damos algunos consejos para que no cueste nada tener la piscina limpia.

  •   Limpieza de superficie: Se lleva a cabo con un recogedor, muy útil para retirar desechos vegetales o insectos.
  •   Limpieza de fondo y paredes: Se lleva a cabo con un cepillo recto y de esta forma eliminamos cualquier tipo de suciedad adherida al fondo o paredes.
  •   Control del pH del agua: Tarea imprescindible, tenemos que utilizar un kit de control y recordar que el valor adecuado debe situarse entre 7.2 y 7.6 de pH. Estos niveles se miden con comprobadores. Mantener unos niveles adecuados es imprescindible para evitar problemas como el escozor de ojos o picores.

El mantenimiento periódico es muy importante para que la puesta en marcha sea mucho más rápida y sencilla, lo que también ayudará a reducir el consumo de agua; mejorar los elementos mecánicos, depuración, cloración, skimmer, etc. (reducción de averías) y proteger la obra, el agua mantiene estable la presión sobre las paredes evitando la aparición de grietas o fisuras.

Una vez has hecho estos pasos, YA PUEDES DISFRUTAR DE LA PISCINA!