Es evidente que no todos los lugares o espacios de trabajo son los más adecuados para una limpieza cuidadosa y adecuada. De hecho, la cocina industrial y en otras entradas del blog ya se ha comentado, es una de las más reñidas que podemos encontrar. El hecho de ser una limpieza complicada implica pues, invertir un cierto tiempo y dinero para proporcionar una actividad totalmente eficaz, puesto que la salubridad de la zona está totalmente relacionada con los productos de nuestros clientes. En esta entrada os daremos algunos consejos que os pueden proporcionar más agilidad a la hora de hacerlo. Tenemos que tener en cuenta que el hecho de trabajar con energías diferentes provoca que la grasa se acumule en muchos lugares. Por lo tanto, en primer lugar la limpieza tiene que ser un hábito constante y habitual en este sector, y no se puede dejar por tan sólo una vez por semana.

Dentro de los productos de Ambisist ofrecemos diferentes detergentes que contienen sustancias químicas que ayudan a erradicar este tipo específico de grasas tanto para muebles de cocina como por las vitrocerámicas o fogones. A pesar de que si nos vemos apurados también se pueden utilizar remedios artesanales como el vinagre o el zumo de limón para salir del paso pero en estos casos la limpieza no sería plenamente óptima.

El acero inoxidable es uno de los problemas que traen más problemas a las personas que trabajan en el sector culinario. Se recomienda que se eviten utilizar los detergentes que son muy perfumados y son elementales aquellos que contienen PH neutro. En estos casos el uso acompañado de agua en estado tibio es lo más adecuado para que se genere un buen proceso de limpieza.

Nuestra final recomendación es que no se escatime en presupuesto, puesto que beneficiaría a la productividad y a ofrecer un servicio adecuado.