En el contexto actual la desinfección ha acontecido muy importante en nuestro día a día. Debemos cuidar de nuestro puesto de trabajo en este aspecto. Es un espacio donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo y, por lo tanto, es imprescindible hacer una buena limpieza. ¡En este artículo te explicamos como hacerlo correctamente!

¿Cuál es la diferencia entre limpiar y desinfectar?

¡Es muy fácil! A continuación, te lo contamos:

  • La limpieza es el conjunto de operaciones que permiten eliminar la suciedad visible o no tan visible. Este proceso no elimina del todo los gérmenes, sino que solo disminuye la cantidad.
  • En cambio, la desinfección es el conjunto de operaciones que reducen temporalmente el nombre de microorganismos vivos y la destrucción de patógenos.

Así pues, sabemos que la desinfección acaba fácil y rápidamente con los gérmenes y, por el contrario, la limpieza solo los reduce.

¿Cómo podemos desinfectar bien el espacio donde trabajamos?

El primer paso que debemos realizar es hacer una buena limpieza. Es por eso que utilizaremos guantes de un solo uso, para protegernos bien. Seguidamente, con la ayuda del agua y el jabón haremos una repasada por todas las superficies y así reducir la suciedad y los gérmenes.

A continuación, lo desinfectamos con productos aptos para esta tarea. Debemos saber que se tiene que ventilar la zona y hace falta utilizar guantes siempre que se usen productos desinfectantes.

¿De qué manera desinfectamos según qué zonas?

La desinfección sobre las superficies de las oficinas son recomendables hacerlas con desinfectante o jabón junto con agua caliente puesto que la alta temperatura ayuda a hacer una buena eliminación. Es muy importante que las bayetas que utilicemos para limpiar las enjuaguemos después de cada uso para poder realizar una mayor y mejor desinfección.

En el caso de los aparatos electrónicos, la desinfección la deberemos realizar con un trapo suave, preferiblemente de microfibra, y una solución con un 30% de agua y un 70% de alcohol isopropílico. Este líquido se debe echar en el trapo y a partir de aquí limpiamos el aparato; en ningún caso podemos echarlo directamente al dispositivo.