Llega la temporada de invierno, hace frío y no hay nada mejor que encender el fuego de casa. La chimenea es un punto de encuentro para la familia y necesitamos que esté limpia antes de encenderla.

Proponemos algunos consejos para limpiar la chimenea tú mismo:

  • Cubre bien los muebles y el suelo de la sala para evitar que se ensucien durante el proceso.
  • Protégete bien, es necesario que cuides tu persona, necesitas protectores para los ojos, ropa vieja que te cubra bien los brazos y piernas y unos guantes.
  • En el caso de caída de trozos de cemento o ladrillo, deberás llamar urgentemente a un profesional.
  • Retirar las cenizas y el hollín acumulado con una pala, debes asegurarte de que no está caliente.
  • Limpiar la superficie con los productos adecuados para el material. Los productos de limpieza cambian según el tipo de chimenea, si la tienes de piedra, cemento… Puedes preguntar al lugar donde compras los productos.
  • Si tu chimenea tiene una tapa de vidrio, límpialo bien, de esta manera conseguirás ver mejor el interior, así como, una mejor propagación del calor.

¡Con estos consejos podrás prepararte para la próxima temporada de invierno!