La limpieza de agua a presión se utiliza para la limpieza del pavimento de las zonas exteriores de las residencias, vehículos de transporte, mobiliario exteriores, persianas, paredes, etc.

Es muy útil para determinadas tareas, ya que la limpieza con agua a presión tiene varias potencias que pueden aportar un mayor rendimiento y facilitar considerablemente el trabajo de la limpieza para hacerlo más rápido y eficaz.

Beneficios:

  • Ahorro: El porcentaje de detergente empleado, es muy reducido e incluso en algunos casos se puede prescindir completamente de él.
  • Tiempo: El agua caliente resulta muy eficiente a la hora de realizar una limpieza de superficies, y es que nos permite conseguir buenos resultados en menos tiempo.
  • Resultado: es una apuesta segura a la hora de realizar un servicio de limpieza, que nos garantiza unos resultados excelentes dejando las superficies prácticamente como nuevas.
  • Medio ambiente: el lavado de agua a presión reduce significativamente el uso de materiales químicos y tóxicos.